El abuso infantil es un problema crítico que se ha descuidado durante mucho tiempo en el Líbano. Un estudio realizado en 2008 mostró que 1 de cada 6 niños en el Líbano es víctima de alguna forma de violencia sexual.
A la luz de estos resultados alarmantes, himaya fue fundada en 2008 con el número de notificación 748/2009. La organización sigue creciendo, respondiendo a las necesidades de protección infantil a nivel nacional.

La explosión de Beirut el 4 de agosto ha desplazado a 80.000 niños de sus hogares y los ha obligado a vivir en circunstancias extremas. Hoy más que nunca, necesitamos la ayuda experta de asociaciones como Himaya para ofrecer un importante apoyo psicológico, así como brindar un refugio seguro y positivo a los niños afectados.